Recorrido fotográfico por el Castillo de Loarre


Pasear por el castillo, recorrer sus rincones, disfrutar con el magnífico arte Románico-Jaqués con matices orientales que rebosa en la construcción de su Iglesia-donjon y destila en cualquiera de sus capiteles, saborear la cuidadosa y monótona uniformidad de los muros lombardos, emocionarse contemplando el tríptico de ventanales geminados de su torre mas exquisita, (de tu a tu, enfrentándola desde encima del ábside de la iglesia de San Pedro), descubrir una escondida inscripción de cantero con el nombre de Sancivs, o con epigrafía arcaica, de difícil lectura, proporcionan un sinfín de inquietudes y momentos placenteros para los espíritus sensibles.

PAISAJE NEVADO DESDE LA SIERRA DE LOARRE

Capiteles
Es evidente que Loarre, así como Jaca, poseen un arte también en lo referente al aspecto escultórico que los diferencia con claridad de lo que vemos en el resto de Aragón.
Es la avanzadilla del románico pleno, cluniacense, francés. Resulta claro que repite modelos cuyo origen se halla en aquel vecino país.
El arte que aquí se plasma se deriva directamente de lo genialmente elaborado por Bernaldus Guilduinus en Saint Sernin de Toulouse. Arte y escuela que viajaron simultáneamente tanto hacia Moissac como a Loarre, justificando así (según Martínez Prades) las notables coincidencias en el aspecto temático y en los detalles de sus esculturas.
Junto a ello, Jaca, su impronta, se halla presenta asimismo en la escultura del templo. Convergencia pues de estilo Tolosano-Jaqués que cuaja en este lugar único; verdadera punta de lanza no solo en lo bélico sino también en lo artístico.
CAPITELES DECORADOS CON BASILISCOS
Capiteles decorados con Basiliscos, monstruos a modo de reptiles alados con cabeza de ave
DECORACIÓN DE CAPITEL DECORACIÓN DE CAPITEL
Decoración distribuida en 3 niveles, con carnosas hojas
ÁBACO DE CAPITEL DE LOARRE
Ábaco de un capitel de Loarre. Triple cordón acabado en cabezas de animales

Planta
Para comprender el castillo actual, hay que conocer cómo se llevó a cabo su edificación en las sucesivas etapas; porque sobre el núcleo lombardo primitivo de Sancho III El Mayor de Navarra, se adosaron estructuras en épocas posteriores, ocultándolo en parte y variando la funcionalidad de algunas de ellas; como el caso de la primitiva torre albarrana, que hoy es denominada "del homenaje". La vista de los esquemas de esta página, ayudará a su comprensión e identificación durante su visita.
PLANTA GENERAL DEL CASTILLO
Planta general del castillo de Loarre, con su recinto amurallado
PLANTA DEL CASTILLO
Planta del castillo de Loarre, excluída la muralla. En amarillo, las torres de la fortaleza
Coloreadas en amarillo, las diferentes torres de la fortaleza. Algunas han cambiado su función al sufrir el conjunto las ampliaciones apuntadas, como es el caso de la torre del homenaje; que en principio fue albarrana. Otras han recibido denominaciones románticas que no cuadran con su función: la llamada torre de la reina, no era sino torre defensiva de la puerta del castillo primitivo, y estancia del cuerpo de guardia del mismo. Se ha concedido recientemente la importancia que debió de tener a lo que resta de la torre norte, con una puerta lombarda en el lienzo que resta al noreste, situada al mismo nivel de la puerta de acceso a la torre del homenaje. Con grandes probabilidades fue la auténtica torre del homenaje y residencia de los señores del castillo; ya que la función de las restantes está bien definida.

Vistas de conjunto
Situado a media ladera de la Sierra de su mismo nombre, estratégicamente colocado desde sus 1071 m. controlando las vías de acceso desde la Sotonera hacia el norte, nos aguarda el Castillo de Loarre.
Su posición le servía como base para controlar y hostigar a los musulmanes de Bolea y Ayerbe; a la par que permitía un amplio control visual de gran parte de la Sotonera.
La fortaleza forma parte de la línea defensiva de castillos de la extremadura cristiana: Luna, Sibirana, Biel, Sta Mª de Liso, Agüero, Marcuello, Santolaria... eran junto con Loarre posiciones estratégicas en esta línea de defensa y expansión del reino.
VISTA DE LA FORTALEZA
Vista noreste del castillo de Loarre, dominando la Sotonera
PANORÁMICA DE LOARRE
Panorámica del castillo desde el sureste
La muralla
La muralla que circunda el castillo de Loarre se despliega en arco a lo largo de unos 200 m. La componen once torreones, semicilíndricos a excepción uno que es cuadrado. Carecen de pared de cierre hacia el interior del recinto. Su perfil, es más elevados que el del muro propiamente dicho.
El muro es de un considerable espesor, rondando el metro y medio, lo cual permitió construir en su cara interna un estrecho y bien conservado camino de ronda.
MURALLA DE LOARRE
Panorámica de la muralla de Loarre
Torre de Albarrana
De origen árabe, el término "albarrana" designa a la torre extramuros de una fortaleza, planteada con la finalidad de guardar la puerta de acceso a la misma.
A la torre existente en el interior del recinto se la ha denominado albarrana; pero no se entiende bien cuál era la puerta que pretendía defender, máxime cuando su construcción es de época tardía dentro del conjunto del castillo. Tampoco parece lógico denominarla torre del vigía, cuando no es la que ocupa la cota más alta del lugar.
De haber sido una torre defensiva, es atípico que su remate no sea una azotea, con cadalsos o almenas, como es lo habitual en este tipo de construcciones. Por eso se trata de una torre muy peculiar.
En principio aquí hubo un edificio prerrománico de planta cuadrada; de aproximadamente 15 x 7 m de planta y con espesor de muros de más de un metro. Su superficie interna se compartimentó en dos zonas; delimitándose la correspondiente a la cabecera por un arco triunfal, del que queda su arranque en el muro sur de la torre.
TORRE EXENTA TORRE EXENTA Y MURALLA
Vista de Torre Exenta desde el llano y desde el Castillo respectivamente
Acceso principal
La escalera de acceso al castillo de Loarre se diseñó de forma que cruzase transversalmente la iglesia de San Pedro bajo la misma, con un trayecto ascendente, adaptada al desnivel del terreno.
A ella se abren la entrada a la cripta de Santa Quiteria a derecha y enfrente, el cuerpo de guardia.
Se cubre con bóveda de medio cañón, y en la unión de la misma con los paramentos verticales, una moldura ajedrezada de tipo jaqués, adorna el conjunto.
Sendos arcos fajones sobre pilastras, inician y acaban este paso en rampa.
ESCALERA DESDE ZONA ALTA ESCALERA BAJO LA NAVE DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO
Vista de la escalera desde la zona alta y acceso bajo la Iglesia de San Pedro
Iglesia inferior. Cripta
La cripta reproduce en planta la forma del ábside de la iglesia superior bajo el cual se sitúa. El acceso a la misma se sitúa a mitad de la escalera principal que conduce hacia el interior del castillo.
Consta de un ábside cilíndrico, cerrado con bóveda de cuarto de esfera, prolongado insensiblemente a poniente por un corto tramo de medio cañón, al igual que ocurre en la cabecera del templo superior.
CRIPTA
Panorámica del cilindro absidal de la cripta
Cuerpo de guardia
Frente a la puerta de acceso a la cripta, a mitad de la escalera principal, bajo el magnífico templo dedicado a San Pedro, otra puerta de similares características, da acceso a un pequeño espacio abovedado conocido como "cuerpo de guardia".
Es esta una zona fuera de los recorridos turísticos y utilizada como almacén de materiales diversos.
La pequeña estancia se cubre mediante una bóveda de medio cañón, de eje en dirección norte-sur. La puerta se abre en su ángulo noreste, y es de medio punto dovelada, con pequeño zaguán, al modo de la que da acceso a la vecina cripta, o a las escaleras de ascensión a la iglesia suprayacente.
Tras el muro de cierre norte hay un espacio vacío e irregular, visible parcialmente a través de un vano rectangular. Probablemente se generara en la realización del piso que se halla encima: el de la Iglesia de San Pedro.
En el muro de cierre sur, una aspillera ilumina tenuemente la estancia. Quedan en dicho muro restos de vanos que se generaron cuando se adosaron edificaciones ante el muro sur del templo.
DETALLE DE LA PUERTA DESDE EL INTERIOR DETALLE DE LA PUERTA DESDE EL INTERIOR
Puerta de guardia
Iglesia de San Pedro
La Iglesia de San Pedro, erigida por mandato de Sancho Ramírez, se interpone en el acceso al recinto del castillo lombardo, adaptándose a la perfección al escarpado y desigual terreno en que asienta.
Su fachada sur y el tambor absidal, forman parte eficaz de la defensa del enclave militar. La magnífica escalera, bajo la nave de la iglesia, es en si misma una notable obra de arquitectura y diseño.
La categoría de la iglesia, y su calidad de construcción hubieran debido cuajar en una edificación de planta basilical de tres naves; pero la orografía les obligó a construir solamente una.
A pesar de ello, sus constructores no renunciaron a elevar una soberbia cúpula en la zona del hipotético crucero.
Salvo la Catedral de San Pedro de Jaca, este templo es el de mayor tamaño y rango de los edificados en esta época. No está claro; y se presta a diversas interpretaciones, cual fué la intención del monarca al erigirlo.
El tambor absidal se yergue sobre la roca firme, y permanece exento en sus 3/5 partes; ya que el resto se ocultó al elevar el edificio que contiene las escaleras superpuestas de acceso al recinto.
ÁBSIDE DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO IGLESIA DE LOARRE
Columnas-contrafuerte sobre pilastras a distintas alturas, acentúan la verticalidad de la construcción; que evoca a los altos ábsides de Murillo de Gállego, Sos del Rey Católico, o San Nicolás de El Frago.
La decoración es típicamente jaquesa, y evoca con fuerza a la del ábside sur de la Catedral de San Pedro de Jaca.
Ochenta y dos capiteles de bella hechura decoran el templo. Dieciocho de los mismos adornan la iglesia inferior y el resto, sesenta y cuatro, adornan profusamente la iglesia superior.
El interior de la iglesia está estructurado en tres secciones: la cabecera, el pseudo-crucero con su magnífica bóveda, y la nave.
Dicha nave es corta, cubierta por medio cañón y su cierre posterior es la pared oblicua del recinto fortificado antiguo. En ella, aflora en su base sur la roca, y encima, la esquina norte de la iglesia lombarda de Sta Mª de Valverde.
Es un caso excepcional la existencia de bóveda de media esfera en un templo de una sola nave. Por su destacado lugar en las edificaciones del nuevo reino, el monarca debió de desear una construcción realmente destacado, con planta de cruz.
La orografía del emplazamiento del castillo lombardo de Sancho el Mayor, no lo permitía; pero aun así, sus audaces constructores no renunciaron a elevar una magistral bóveda sobre los cuatro arcos torales del "pseudocrucero".
DETALLE DEL ÁBSIDE DE SAN PEDRO CABECERA Y BÓVEDA
Ábside de San Pedro. Cabecera y bóveda sobre sus cuatro arcos torales
Relicarios e imágenes en Loarre - Pueblo
El "tesoro" del castillo, se halla en la iglesia del pueblo de Loarre. Se compone de dos bellas arquetas de chapa de cobre sobredorada de finales del XI, y dos tallas románicas: la Virgen de Loarre y una preciosa talla de San Pedro, titular de su Iglesia más principal.
Hay que bajar desde el castillo al llano, para contemplar las arquetas de reliquias de San Demetrio y las tallas románicas de la Virgen del Castillo y San Pedro.
SAN PEDRO VIRGEN DE LOARRE
Imágenes de la Iglesia de San Esteban de Loarre: tallas de San Pedro y la Virgen del Castillo
De las dos arquetas, la mayor, destinada a reserva de la Eucaristía, es de notables proporciones (alrededor de 60 cm de lado mayor). Está construida en madera, con aplicación de chapas de cobre dorado decoradas a buril y con grandes gemas engarzadas en sus ángulos. Probablemente en origen fuese esmaltada; y da la sensación en algunos puntos de quedar restos de su decoración.
ARQUETA DE SAN DEMETRIO
Arqueta de San Demetrio
Puerta del castillo lombardo
Con los añadidos de la época de Sancho Ramírez, el muro perimetral del recinto primitivo, perdió en buena parte su original función, quedando integrado en las nuevas edificaciones. Así, de no estar avisado, pasa totalmente desapercibida la primitiva puerta de acceso al recinto lombardo; justo al lado de su torre de guardia; hoy llamada "de la Reina".
PUERTA DEL CASTILLO PRIMITIVO ACCESO A LA TORRE DE LA REINA
Puerta primitiva de acceso al recinto lombardo
Iglesia lombarda Santa María de Valverde
La primitiva capilla del castillo lombardo de Sancho el Mayor, puesta bajo la advocación de Nª Sª de Valverde, conformaba el ángulo sureste del primitivo recinto, siendo su muro sur continuación en vertical del muro de cierre del perímetro defensivo.
A partir del centro de su ábside, se articuló el muro sur de la Iglesia jaquesa de San Pedro.
CABECERA DE LA IGLESIA LOMBARDA
Fachada norte y cabecera de la Iglesia lombarda primitiva
Torre de la Reina
La denominada "Torre de la Reina", es una elegante edificación lombarda situada junto a la puerta de acceso al castillo antiguo, a la cual servía de defensa.
El toque de distinción, se lo confiere la galería de ventanas geminadas situadas en lo más alto de su estructura y orientadas al sureste.
TORRE DE LA REINA. ZONA SUR PUERTA ACCESO INFERIOR
La Torre de la Reina vista desde el sur, y la puerta de acceso vista desde el interior
Torre del homenaje
Es esta, sin duda alguna, una de las torres militares mejor conservadas del S XI.
Con sus 22 metros de altura destaca de manera clara sobre el resto de las estructuras del actual conjunto religioso-militar
En el castillo primitivo, esta torre se hallaba fuera del recinto, siendo la torre exenta o albarrana. La comunicación de la torre con el castillo, a través de la puerta, situada en la 3ª planta, se hacía mediante un paso elevado de madera, fácilmente eliminable en caso de ataque.
TORRE DEL HOMENAJE
Vista noreste del Castillo, destacando la Torre del Homenaje
Recorrido fotográfico

Información y reservas: 974 34 21 61 - Fax: 974 34 21 66 (24 horas: 690 636 080 - 649 307 480)
Web realizada por TrackGlobe S.L.U.