/includes/pages-cabecera.php

Opening times

from 11:00 to 17:30
from 11:00 to 17:30

News

Press, radio, television...

Friday, February 28, 2020

El milenario mejor conservado es… el castillo de Loarre

El castillo más visitado de Aragón es la edificación románica con un mejor estado de conservación en toda Europa, y está de celebración: cumple 1.000 años en este 2020.

Foto de Loarre

 

Marta Torre es de Zaragoza, y lleva 6 años trabajando como guía en el castillo de Loarre, dentro de una plantilla que oscila entre las 10 y 12 personas, y que no necesita de gimnasio con elípticas o bicis estáticas; se pasan el día subiendo escaleras.

Marta es feliz en su trabajo. “Hice mis prácticas de Turismo aquí, y me quedé. ¿Qué más se puede pedir, habiendo estudiado Turismo en Aragón? Estoy en un lugar fantástico, que cada año recibe más visitantes; al mismo tiempo, eso exige idear nuevas actividades y alicientes, para atraer más gente y animar a que repitan los que ya nos conocen. Este año, el castillo cumple un milenio, por cierto; Sancho III, rey de Pamplona, lo mandó erigir en 1020 como castillo defensivo. Hay muchos picos de visitas en el año; los colegios siempre gozan de atención preferente a finales de curso, en mayo y junio, y desde la segunda quincena de julio hasta final de agosto estamos en temporada alta. Estos últimos inviernos, más suaves, hace que también pueda venir la gente hasta final de año”.

La visita de Loarre suele estar jalonada de ‘grandes éxitos’ en las frases de los visitantes. La primera es ‘qué grande, desde lejos parecía más pequeño’, y la más habitual es ‘pero… esto no es todo original’. “la verdad –explica Marta– es que el mejor conservado de Europa, y como el románico fuera de Europa es inexistente, del mundo. Sí ha habido pequeñas actuaciones, sobre todo en el siglo XX a cargo de Luis de la Figuera, quien además le dio el valor que ahora se le reconoce. Al principio era una pequeña atalaya, parte de una línea protectora del prepirineo. Bolea, que está a apenas 15 kilómetros, era una plaza musulmana”.

Aprendizaje y algo de juego

La visita comienza a 200 metros de la Puerta de los Reyes, la principal; tras dejar el vehículo en el aparcamiento se acude al centro de recepción, donde se sacan o recogen las entradas; ahí hay tienda de souvenirs y cafetería con una pequeña carta. Allí se ve un audiovisual de presentación, tanto en las visitas libres (si se quiere; hay audioguías y folletos) como en las guiadas. Después se sube a la entrada de Los Reyes; en un sillar se adivina una carita sonriente que da la bienvenida, en lo que aparentemente es una original marca de cantero.

“En los capiteles de la entrada –explica Marta– hay varias figuras, entre ellas unos monitos que hacen las delicias de los pequeños; explicamos que imparten las normas, porque hacen gestos de ver, oír y callar. Al otro lado hay un soldado con una espada agarrando al traidor que había desvelado algún secreto del castillo”. La segunda fase de construcción de Loarre llegó en 1070, cuando Sancho Ramírez decidió ampliar el castillo construido por su abuelo con un monasterio y la Capilla Real, verdadera joya del castillo.

Loarre está construido sobre roca, y este hecho se recuerda constantemente en las diversas estancias“El alabastro de las ventanas llama mucho la atención a la gente de fuera de Aragón, aquí estamos más acostumbrados a la piedra traslúcida; y sí, la roca está por todas partes, se trata de los cimientos–apunta Marta– y también servía de protección física y visual, si os fijáis, desde la lejanía el castillo se camufla bastante con la roca”.

De maravilla en maravilla: las piedras del castillo cobran vida

La cripta es la primera parada con sorpresa en el castillo de Loarre; tiene su crismón en la entrada. “Hay una marca en la pared, un perro; la cripta está dedicada a Santa Quiteria, abogada contra la rabia, que suele representarse con un perrito. A los peques les decimos que el perro es el guardián de los tesoros del castillo; es parte de una actividad llamada ‘El mapa del tesoro’, que empieza atendiendo a la explicación y resolviendo una serie de acertijos. En esta cripta, en los días claros, se ven sombras moviéndose; no son fantasmas, sino proyecciones de la gente que entra o sale del castillo; es –bromea Marta– nuestro videoportero”.

La cúpula de la Capilla Real es una maravilla; más de 10 metros de diámetro, y a la salida hay un atajo al castillo militar. La Capilla es el punto neurálgico de una construcción en la que se combina la arenisca –sobre todo, en la decoración– con la caliza de los sillares, la opción más consistente. Los aljibes, que abastecían de agua al castillo, figuran junto a las estancias militares, que constaban de cocina con una gran chimenea, comedor y para aprovechar el calor que sube, los dormitorios en el espacio superior. En el patio de armas, tras la visita infantil, se hace una incruenta batalla entre cristianos y musulmanes llamada ‘Asalto al castillo’.

“El Balcón de la Reina –explica Marta Torre– ofrece las mejores vistas de la Hoya de Huesca desde sus ventanas geminadas, con la Sotonera al fondo; en esta época, además, todo está muy verde y bonito. Ahí hacen muchos reportajes posboda; de hecho, en el castillo se celebran bodas civiles y religiosas. En la torre más alta ondea la bandera de Aragón. Era la torre albarrana, aislada en su día y último refugio del castillo en caso de ataque. Desde aquí, dicen, partía un túnel secreto en dirección a las montañas”.

Cosas que se puede hacer además de admirar el magno castillo

Desde julio de 2019, la visita al castillo se unió a la de la colegiata de Bolea. El horario es ininterrumpido en Loarre, y sí se para al mediodía en Bolea. En el pueblo de Loarre también se gestiona la iglesia, visitable solo por las tardes. Hay una entrada única, válida para los tres monumentos, que vale 5,50 euros en visita libre y 7 guiada; para niños, de 6 a 16 años son 4 y 5 euros, y los de menor edad entran gratis. las visitas guiadas tienen horarios cambiantes durante el año, y conviene reservar en castillodeloarre.es.

De Semana Santa al puente del pilar también se abre la ermita de la Virgen de la Peña, sita en una pared de roca sobre el pueblo de Aniés. Se puede llegar en coche alto (mejor 4×4) casi hasta allá, a 5 minutos. También se suele pasear desde el pueblo de Aniés (media hora). Muchos viajes de fin de curso de adolescentes combinan Loarre con turismo activo en la zona, sobre todo en Murillo.

Cómo llegar al castillo de Loarre

Comarca. Hoya de Huesca.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 29 kilómetros por la A-132 y, saliendo por el desvío de Esquedas, la A-1206.

La parroquia de San Esteban. Esta iglesia de San Esteban se levantó en el siglo XVIII sobre una edificación del siglo XVI de la que sólo se conserva la torre y la capilla que contiene en su piso inferior.

Castillo de Marcuello. Está en Sarsamarcuello: se trata de un Conjunto medieval situado en la falda de la sierra de Loarre, frente a Ayerbe y Murilllo y a 8 kilómetros al oeste del castillo de Loarre. Domina con su vista todo el valle del Gállego. Se conserva la torre del homenaje, de planta rectangular, el muro norte y parte del muro oeste. Dañado en 2001 por un incendio forestal.

Hospedería y Camping. En el pueblo está la Hospedería de Loarre es un antiguo palacio del siglo XVI, transformado en hotel boutique. Y está el Camping Castillo de Loarre, con restaurante.